Mercado energético y gasístico

  1. ANTECEDENTES Y SITUACIÓN ACTUAL.

En el año 1998 se inicia en España un proceso de liberalización del mercado energético que culmina el 1 de enero de 2003. Dicho proceso viene promovido por la Unión Europea con las Directivas 96/92/CE y 98/30/CE. Desde esa fecha, ya es posible que empresas y particulares elijan a la empresa que quieren que les suministre tanto el gas natural como la electricidad (antes de esa fecha sólo se podía contratar el gas natural y la electricidad con el distribuidor autorizado para cada una de las comunidades autónomas).

Por otro lado, se mantienen reguladas las actividades de transporte y distribución por su condición de “monopolios naturales”, de modo que continúan a cargo de las mismas empresas que realizaban ambas actividades hasta la apertura del mercado. Más concretamente REE (Red Eléctrica de España) es la encargada de estas actividades.

Esta apertura del mercado e introducción de la competencia tiene por objetivo la continuidad del suministro y su calidad así como que éste se efectúe al menor coste posible. Se suprime la consideración de servicio público para la electricidad aunque la energía eléctrica pasa a considerarse como indispensable para el funcionamiento de la sociedad.

 

Fruto de la liberalización, surge el término “elegibilidad”,   cuyo significado radica en la decisión básica de:

  • Mantenerse como cliente de la distribuidora comprando tanto el suministro eléctrico como de gas natural al precio a tarifa. Los precios aquí son fijados por la administración.
  • Pasarse a las opciones liberalizadas, que suponen contratar ambas energías con cualquier empresa comercializadora, debidamente autorizada por la administración competente, a unos precios libremente pactados entre comprador y vendedor. Son éstas, empresas diferentes a las distribuidoras de electricidad y gas (aunque en muchos casos proceden de sus anteriores divisiones comerciales), y su función principal es la venta de energía eléctrica y gas natural a los clientes, gestionando ante las empresas distribuidoras el pago de la tarifa de acceso (peaje) establecido por la Administración.

La capacidad de escoger no implica ninguna obligación de cambiar por parte del cliente, sino la posibilidad de tener más opciones para la contratación de sus servicios, que pueden ser más amplios y aparecer integrados en una misma oferta energética.

Es habitual escuchar hablar de mercado doméstico e industrial. Las tarifas energéticas reguladas contemplan distintas tarifas para las empresas que para clientes particulares, y evidentemente los consumos de las primeras son por lo general mucho más elevados.

Otro término que surge es el Pool, siendo un Mercado Mayorista donde se produce la casación de ofertas de compra y venta de energía eléctrica entre aquellos agentes que tienen acceso al mismo. En él se fija un precio de la energía para cada hora, que viene determinado por la última oferta necesaria para cubrir la demanda. Para su gestión han aparecido nuevas figuras en el mercado:

  • Operador del Mercado: se encarga de la casación de ofertas de compra y venta de energía en el Mercado Mayorista.
  • Operador del Sistema: es el responsable de la estabilidad técnica del sistema, teniendo en cuenta las anteriores casaciones.
  1. ESQUEMA BÁSICO DE LA FACTURA ELÉCTRICA. 

De forma simplificada, la factura eléctrica contempla 2 apartados:

  • Por un lado un término de facturación por potencia suministrada, medido en KW.
  • Por otro un término que cuantifica la energía que realmente consumimos en el periodo a facturar, medido éste en KW-h.

Existen a mayores, y en función del tipo de tarifa contratada otros complementos, como por ejemplo el consumo de energía reactiva (KVAr), o penalizaciones o descuentos por la franja horaria de mayor consumo.

 

  1. ¿QUÉ HA SUPUESTO LA LEY DE LIBERALIZACIÓ DEL SECTOR DEL GAS NATURAL?

La Ley de Hidrocarburos 34/98 tiene como principales objetivos garantizar la seguridad y continuidad del suministro de gas, y garantizar que se realice al menor coste posible. Este nuevo marco regulador ha liberalizado la actividad de comercialización de gas natural, y ofrece la capacidad de elegir compañía suministradora y negociar con ésta un precio inferior al de la tarifa de gas correspondiente. Por otro lado, mantiene reguladas las actividades de trasporte y distribución por su condición de “monopolios naturales”, de modo que continúan a cargo de las mismas empresas que realizaban estas actividades con anterioridad a la apertura de mercado.

  1. LA DEPENDENCIA ENERGÉTICA ESPAÑOLA.

Mención aparte de los problemas medioambientales, uno de los grandes problemas de los combustibles fósiles actuales es su concentración en unos pocos países. Si desde hace años había que tener muy en cuenta los países productores de petróleo, la irrupción del gas como combustible más “limpio” y su rápida proliferación, hacen que un nuevo grupo de países puedan ser decisivos en la economía mundial. Así por ejemplo, entre Rusia, Irán, Qatar, Argelia y Venezuela, suman algo más del 60% de las reservas comprobadas existentes en el mundo, segúnla Administración de Información Energética de EE.UU.

A nivel nacional, la irrupción de grandes sectores como la construcción en empresas energéticas, o los movimientos de compras o fusiones tan actuales a día de hoy, dan una idea de lo clave que es para la macroeconomía actual el sector energético.

España es un país altamente dependiente de las energías tradicionales, lo que puede suponer un freno a su desarrollo en caso de situaciones coyunturales adversas o de “geopolítica internacional”. Por eso es crucial que en la medida de lo posible avance hacia otras fuentes de energía y haga hincapié en el ahorro y eficiencia energética.

Transporte sostenible

  1. ¿QUÉ ES?

Se entiende por Transporte Sostenible “la actividad de naturaleza económica que tiene por objeto el traslado de personas y/o bienes, sujeta o no a autorización administrativa, la cual debe garantizar la accesibilidad universal mediante la utilización equilibrada de los diferentes Modos de Transporte en condiciones de seguridad, calidad y eficiencia, que debe garantizar, también, la capacidad de las generaciones futuras en la resolución de sus necesidades”.

  1. NECESIDADES DE MOVILIDAD.

El hecho de que vivimos en un mundo cada vez más globalizado es ya una realidad innegable, y las necesidades de movimiento de mercancías y de personas van en aumento cada año. Al mismo tiempo los costos, contaminación, congestión de vías y demás problemas derivados tampoco dejan de crecer. Por tanto es cada vez más importante hacer una planificación y gestión eficiente de los diversos modos de transporte puestos a nuestro alcance. Las empresas son cada vez más conscientes de ello, razón por la que prestan cada vez más atención a la eficiencia de su red logística, si bien queda aún mucho por hacer.

El otro gran reto actual es el transporte rodado por carretera, con especial hincapié en el uso del automóvil para movilidad de personas, en la mayoría de los casos de forma enormemente ineficiente. Las siguientes cifras dan fe de esta importancia:

  • El 92 % del transporte terrestre de viajeros se efectúa por carretera (83 % en vehículo privado y 9 % en autobús y autocar) y el 8 % por vía férrea (7 % por ferrocarril y 1% por tranvía o metro).
  • El 84,2 % de las emisiones de CO2 atribuibles al transporte terrestre corresponden al transporte por carretera.

<!–[endif]–><!–[if !supportLists]–><!–[endif]–>

  1. OBJETIVOS DE UN TRANSPORTE SOSTENIBLE.

Mejorar la calidad del aire (aspecto fundamental sobre todo en ciudades), reducir la cantidad de energía consumida, cambiar las fuentes de energía utilizadas (biodiésel, motores híbridos, etc.)… En definitiva, mitigar la contaminación local y global a través de alianzas que involucren a gobiernos, sector privado, ONG´s, instituciones académicas, fundaciones, agencias de desarrollo internacional e individuos.

Es una tarea de todos. Puede que un ciudadano de a pie no tenga más remedio que utilizar su coche para ir al trabajo por falta de alternativas. Lo que sí está en sus manos es realizar unaconducción eficiente, turnarse con algún compañero, lo que se conoce como carpooling (la triste media de ocupación de un automóvil no es muy superior a 1 persona), evitar utilizarlo en la medida de lo posible (un gran porcentaje de los desplazamientos son para trayectos inferiores a 1 Km), etc.  Igualmente los gobiernos deberán sobre todo hacer una buena planificación de medios e infraestructuras con énfasis en la intermodalidad y en una visión global, promoción de transporte público que sea realmente una opción competitiva, etc.

  1. ACTUACIONES Y ACTORES FUNDAMENTALES.

4.1. PLANIFICACIÓN Y PREVISIÓN DE INFRAESTRUCTURAS:

Recordemos que “la energía más limpia es aquella que no se consume”. Cuando se diseñan los polígonos industriales por ejemplo, no se prevén ni infraestructuras ni servicios para acceder a los mismos en transporte público. Se diseñan, eso sí, infraestructuras viarias de acceso, pero no líneas ni paradas de ferrocarril, metro, tranvía o autobús, o infraestructuras para la bicicleta y el desplazamiento peatonal. El resultado es que la mayoría de los trabajadores tienen que acceder a los polígonos industriales y empresariales en vehículo privado. Es necesario cambiar la tendencia y trasvasar viajes hacia los modos ambientalmente más benignos y socialmente más seguros (transporte público y modos no motorizados). Recordemos que los desplazamientos al trabajo suponen un tercio de la movilidad general. Un 80% de los trabajadores acude en medios de transporte motorizados y, de éstos, el uso del vehículo privado con un único viajero representa el 61% de todos los viajes al trabajo.

4.2. APUESTA POR MEDIOS MÁS EFICIENTES:

Se habla desde hace años de la mayor eficiencia del ferrocarril con respecto al automóvil (tanto mercancías como pasajeros), si bien no termina de despegar. Las posibles causas pueden ser una gran necesidad de inversión inicial en infraestructuras, y la a día de hoy poca competitividad (salvo excepciones) frente al automóvil. Hay que tener en cuenta lo fundamental que resulta la intermodalidad, pues de poco valdrá una muy buena comunicación (horarios, precio…) entre dos ciudades, si las posibilidades de transporte público son escasas o poco atractivas una vez en destino.

Igualmente el transporte marítimo debería impulsarse fuertemente en detrimento del trasporte de mercancías mayoritario por camión. La invención del contenedor fue el 2º gran hito logístico después del palé, lo que permite que una mercancía viaje en un mismo recipiente a lo largo de todo el flujo logístico, ahorrando costos de manipulación y haciendo muy atractivo el transporte marítimo.

Bicicleta, la gran olvidada. Quizás a muchos ciudadanos de sociedades avanzadas les pueda costar asimilar esta alternativa para un uso no lúdico, si bien ofrece múltiples ventajas. Por un lado el usuario gana en salud, reduce estrés evitando atascos (párese a pensar por un instante cuanto tiempo pierde en atascos al año). Y por el otro, y no menos importante, reduce al mínimo su costo de desplazamiento (a excepción de un mínimo mantenimiento si cabe). Es por ello que se debería potenciar más este medio, y está en manos de la sociedad demandar, y de las autoridades competentes proveer de las infraestructuras (e incluso alquiler o préstamo de los vehículos) necesarias para su uso, pues a día de hoy, bien es cierto, que en algunos lugares (principalmente ciudades), consiste más bien en un deporte de riesgo. Y no olvidemos mencionar el necesario (y muy a menudo exiguo) respeto de los automovilistas hacia estos “vehículos ecológicos”. La evolución de la tecnología también juega a favor de este medio, pues se pueden acoplar pequeños motores eléctricos que hacen más llevaderos los tramos de pendiente. Se puede citar a países nórdicos como Irlanda u Holanda como paradigmas de la buena aceptación de este medio entre sus habitantes.

Transporte público…, aproveche para leer. Es sin duda una de las mejores formas de moverse por ciudad (autobús, metro…), si bien muchos ciudadanos siguen prefiriendo el uso de su vehículo privado. Razón por la cual se debería seguir invirtiendo en mejorar líneas de autobuses, frecuencias, carriles bus que den más agilidad y competitividad a este medio, gestionarlo de forma global para una mayor coordinación con otros medios (líneas urbanas con interurbanas, con ferrocarril…). Sólo así se conseguirá que los usuarios se den cuenta de que es más rentable su uso, tanto en términos de medioambiente como de su propia economía.

La aplicación de carriles ágiles exclusivos para automovilistas que comparten su coche, o la disponibilidad de un autobús de empresa para sus trabajadores, son ejemplos de medidas muy sencillas y de gran impacto en el ahorro energético.

4.3. CAMBIO EN LOS COMBUSTIBLES TRADICIONALES:

Con la primera crisis del petróleo de los 70 se empezó a indagar en este sentido. Treinta años después los “combustibles alternativos” no suponen aún en ninguna de sus versiones una alternativa real que sustituya a los derivados del petróleo.

Coches eléctricos: aunque como cualquier máquina eléctrica su rendimiento es muy alto (80-90% frente a un 30% de combustión interna), tenemos que pararnos a pensar de dónde sale la electricidad para recargar sus baterías: centrales de carbón, nuclear…, con lo que el rendimiento real ya no es tan espectacular.

Hidrógeno: la energía se genera en una célula electrolítica, mediante la pila de hidrógeno, que funcionará mientras contenga este gas. Su rendimiento es de un 70% aproximadamente. No obstante volvemos a tener un problema: el H2 aunque es uno de los elementos más abundantes del universo y de nuestro planeta, como tal no se encuentra en la naturaleza en este estado. Para obtenerlo hay que separarlo de la molécula del agua (H2O), proceso que necesita de energía. Por tanto tenemos el mismo problema del punto anterior.

Híbridos: no suponen una independencia real de los motores de gasolina y gasoil. Simplemente combinan con ellos un motor eléctrico, que haga que en conjunto se gaste menos combustible.

Gas natural: en casi cualquier ciudad se puede ver algún autobús que funcione con este combustible. Pero recordemos que no deja de ser un combustible fósil, y por tanto no renovable. La ventaja es que las emisiones son considerablemente menores que en los derivados del petróleo.

Biocombustibles: se basan en el poder calorífico de los derivados de aceites de las plantas oleaginosas (olivo, girasol, colza…), y los alcoholes (etanol) de origen vegetal producidos como residuo en la producción de licores. Aunque las emisiones que producen son sustancialmente menores, conllevan otros problemas, como la necesidad de grandes extensiones de estas plantas para producirlos y que podrían entrar en conflicto con las necesidades de alimentación de la población.

  1. CONCLUSIONES.

En definitiva, ninguno de los casos es a día de hoy la panacea, y lo que se debería hacer para tener una auténtica visión realista, es mostrar los datos de las distintas alternativas de una forma global. Así no es lo mismo que obtengamos hidrógeno quemando carbón en una central térmica que con un parque eólico, si bien ni éste se libra de sus efectos perjudiciales: contaminación visual…

No obstante, insistamos una vez más en la apuesta por una planificación y gestión integrada y coordinada de las infraestructuras y los medios de transporte, y por supuesto favorecer todo lo posible el transporte público y colectivo. Así no sólo conseguiremos una mayor eficiencia en nuestros desplazamientos, sino que tendremos un territorio mucho más ordenado.

Ahorro energético

  1. DEFINICIÓN.

El Ahorro Energético es un término muy ligado a la eficiencia energética. Si con ella lo que se buscaba era utilizar con el mayor rendimiento los procesos de conversión energéticos, con el ahorro el objetivo fundamental es consumir la menos energía posible, pero igualmente para un mismo nivel de confort y prestaciones.

Muy representativo de esta idea es la siguiente afirmación: la energía más limpia es aquella que no se consume”.

No obstante se hace hincapié otra vez en que no se trata de reducir el consumo de energía y de reducir al mismo tiempo prestaciones de confort o bienestar. Se trata de evitar todos aquellos derroches que no suponen un valor añadido tanto para la empresa como para nuestra calidad de vida. Hablamos por ejemplo de luces encendidas innecesariamente, abuso de sistemas de calefacción o refrigeración, uso de automóvil para desplazamientos realmente cortos, etc.

  1. EL AHORRO TAMBIÉN ES TAREA DE TODOS.

El objetivo será entonces consumir energía sólo cuando realmente sea necesario, y en estos casos hacerlo de la forma más óptima posible. Al igual que con la eficiencia, es tarea de cada parte de las sociedad mejorar en este ámbito.

Recordemos que en muchas industrias su consumo energético es uno de los pilares básicos en sus cuentas de resultados. El empresario puede tratar de influir de tres formas básicas sobre este asunto: buscar otro tipo de energías que puedan resultar más económicas, mejorar en laeficiencia de sus procesos productivos, y por último evitar despilfarros, es decir, el ahorro. Por poner ejemplos muy habituales, nos encontramos a menudo con almacenes vacíos que permanecen iluminados constantemente, o bien que dada su gran extensión, están iluminados en su totalidad en vez de hacerlo sólo en una reducida parte en donde trabaja el personal y realmente es necesario, fallos en la planificación logística con camiones que van a media carga, o desplazamientos internos en planta innecesarios debidos a una deficiente planificación, etc.  En la medida que una organización evite al máximo derroches innecesarios, estará mejorando sus cuentas y siendo más competitiva. Por ello es fundamental la realización de estudios de ahorro y eficiencia energética, que suelen arrojar medidas a implantar que son rápidamente amortizables.

Y a nivel de nuestra economía individual, se verá igual de reforzada si aplicamos ciertos criterios sencillos de ahorro. Recuérdese que el precio actual de la energía no incluye su valor real, y que en la medida que vaya subiendo, cada vez cobrarán más importancia estas medidas.

  1. PLANIFICACIÓN Y USO DE NUEVAS TECNOLOGÍAS.

La aplicación de nuevas tecnologías como la domótica, pueden ayudar a fines de ahorro y eficiencia. Se entiende por domótica al conjunto de sistemas capaces de automatizar una vivienda aportando, entre otros, servicios de gestión energética.

Otra fuente de potenciales soluciones es la combinación de nuevos materiales y de unaplanificación eficaz y con visión a largo plazo a la hora de diseñar viviendas, centros de trabajo… Existen por ejemplo formas de construir aprovechando la energía del Sol, reduciendo así las necesidades de refrigeración o calefacción, e incluso de iluminación. Se trata como siempre de evitar el despilfarro en el origen.

Eficiencia energética

  1. DEFINICIÓN.

La Eficiencia Energética se puede definir como la reducción del consumo de energía manteniendo los mismos servicios energéticos, sin disminuir nuestro confort y calidad de vida, protegiendo el medio ambiente, asegurando el abastecimiento y fomentando un comportamiento sostenible en su uso.

A día de hoy el consumo y producción de energía de un país es un valor de interés para el estudio de la economía. Un indicador muy usado para medir la productividad del proceso económico estatal es la Intensidad Energética, que representa el ratio de cuánta energía se requiere para generar una unidad de PIB. Por tanto interesa tener un valor bajo, lo que indicaría que somos capaces de producir con un bajo consumo energético, o lo que es lo mismo, lo hacemos de manera eficiente.

  1. ¿CÓMO LOGRARLO?

Asumiendo que nuestra sociedad actual es inviable sin el uso de energía a gran escala, y teniendo en cuenta que el mayor porcentaje a día de hoy proviene de fuentes no renovables y en general muy contaminantes, un objetivo de toda la sociedad debiera ser su uso más racional y optimizado posible. Empresas y organismos públicos deben optimizar sus procesos, los gobiernos legislar para que se cumplan ciertos requisitos mínimos, y a nivel individual existen sencillas reglas de eficiencia que cualquiera puede seguir.

Asumiendo igualmente que la preciada energía cada día es más cara y difícil de conseguir, mediante la eficiencia no sólo se conseguiría respetar el medioambiente, sino que económicamente las ventajas son innegables.

Por desgracia existen algunas barreras que hacen de esto una tarea difícil. Prácticas como vender la energía por KWh en vez de por servicios, que los precios de la energía no reflejen sus costos reales, pues obvian los costes externos, información truncada o incompleta…, no ayudan a conseguir el objetivo.

  1. RESPONSABILIDADES DE CADA PARTE DE LA SOCIEDAD.
  • <!–[if !supportLists]–><!–[endif]–>A nivel empresarial: mediante aplicación de sistemas de gestión  medioambientales (EMAS, ISO 14000…), auditorias energéticas periódicas, estudio global de sus procesos productivos, implantación de nuevas tecnologías y procesos (automatización, cogeneración, trigeneración…), etc. Recordemos una vez más que no sólo será en beneficio del entorno sino también les reportará mayor competitividad.
  • <!–[if !supportLists]–>A nivel legislativo: normas básicas de edificación que contemplen parámetros más exigentes en aislamientos térmicos u obligación de uso de energías renovables para parte de su demanda; normativas más exigentes para las empresas con respecto a eficiencia de sus procesos, residuos generados…; incentivos para que los ciudadanos utilicen trasportes públicos y penalizaciones a medios de gran derroche, etc.
  • A nivel individual: sin renunciar a nuestro confort y calidad de vida, existen variedad de pequeños gestos que nos permiten ser más eficientes. Hablamos de compartir automóvil, utilizar lámparas y electrodomésticos de bajo consumo, que si bien pueden resultar más caros inicialmente, su amortización se realiza pronto. De gran ayuda para el consumidor es el etiquetado energético, que consiste en que todos los fabricantes de electrodomésticos están obligados a catalogarlos mediante una letra, de la A (mayor eficiencia) a la G (los menos eficientes). Y está previsto ampliar esta catalogación en 2 niveles: A+ y A++.

Energías renovables

  1. INTRODUCCIÓN.

Las energías renovables son inagotables, limpias y se pueden utilizar de forma autogestionadaya que se aprovechan en el mismo lugar en que se producen.  Además tienen la ventaja adicional de complementarse entre sí, favoreciendo la integración entre ellas. Por ejemplo, la energía solar fotovoltaica suministra electricidad los días despejados, por lo general con poco viento debido al dominio del anticiclón, mientras que en los días fríos y ventosos, frecuentemente nublados, son los aerogeneradores los que pueden producir mayor energía eléctrica.

Pero por desgracia no todo son ventajas. Uno de sus principales inconvenientes es su naturaleza difusa, con lo que se hace más complicado su aprovechamiento práctico. Su otra gran desventaja es la irregularidad de sus fuentes. Por poner un ejemplo, el sistema eléctrico nacional debe disponer de plantas generadoras en las que sea el hombre el que decide en qué momento se genera más o menos potencia eléctrica en función de la demanda. Ésto no se podría conseguir si el 100% se generase mediante fuentes que dependan de la intensidad de radiación solar, la fuerza del viento…, factores no controlables. Por ello es también necesario mejorar en el sistema de almacenamiento. La energía solar que recibe la Tierra sería suficiente para satisfacer con creces nuestra demanda siempre y cuando fuésemos capaces en primer lugar de aprovecharla, y en segundo lugar almacenarla.

  1. TIPOS DE ENERGÍAS RENOVABLES Y BREVE DESCRIPCIÓN.

GEOTÉRMICA: se presenta de dos formas.

  • Difusa: cuando vamos descendiendo dentro la corteza terrestre, y en la que apreciamos un aumento aproximado de 1ºC por cada 30 o 40 metros que descendemos.
  • Concentrada: y está asociada a fenómenos volcánicos, géiseres, fuentes termales…

SOLAR: igualmente tiene dos variantes:

  • Solar fotovoltaica: aquí la función del Sol es la de excitar unas células fotovoltaicas de un material semiconductor (Silicio) que conforman los paneles, y que da como resultado la generación de una corriente eléctrica. Actualmente existen dos formas de utilización de la energía fotovoltaica:
  • Instalaciones en lugares aislados de la red pública:la electricidad así obtenida se emplea para autoconsumo en el mismo lugar de la instalación.
  • Instalaciones que se conectan a la red eléctrica:la producción de energía obtenida con las células fotovoltaicas se inyecta a la red eléctrica.
  • Baja temperatura:captación directa, la temperatura del fluido se encuentra por debajo del punto de ebullición.
  • Media temperatura:captación de bajo índice de concentración, la temperatura del fluido está por encima de los 100º C.
  • Alta temperatura:captación de alto índice de concentración, la temperatura del fluido es muy elevada.
  • Solar térmica: la función de la radiación solar que incide sobre los colectores es la de calentar un fluido caloportador para usar ese calor bien para agua caliente, calefacción, procesos industriales…, evitando así quemar combustibles tradicionales para tal fin. Existen tres técnicas diferentes entre sí en función de la temperatura que puede alcanzar la superficie captadora:

EÓLICA: Se debe a la energía cinética del aire, la potencia que se obtiene es directamente proporcional al cubo de la velocidad del viento, por tanto pequeñas variaciones de velocidad, dan lugar a grandes variaciones de potencia. Ésta energía se aprovecha mediante aerogeneradores. Existen dos tipos de instalaciones eólicas:

 

  • Aisladas: para generar electricidad en lugares remotos, para autoconsumo. Estas instalaciones pueden ir combinadas con placas solares fotovoltaicas, para una mayor fiabilidad de suministro de la instalación.
  • Parques eólicos: que se instalan en las cumbres de las montañas, donde la velocidad del viento es adecuada para la rentabilización de las inversiones. Su objetivo básico actual es inyectar la potencia a la red eléctrica. Cabe resaltar que en la actualidad se están implantando también parques en el mar.

BIOMASA: Entendemos por biomasa a la suma de toda aquella materia viva que existe en la Tierra en un momento dado. La biomasa energética también se puede definir como el conjunto de la materia orgánica, de origen vegetal o animal, incluyendo también los materiales procedentes de su transformación natural o artificial. Resumiendo, diremos que es aquella que se utiliza con fines energéticos. Todo tipo de biomasa tiene en común su procedencia de la fotosíntesis vegetal. Una de las posibles clasificaciones que pueden realizarse de la biomasa atendiendo a su origen es la siguiente:

  • Residuos forestales o agrícolas.
  • Residuos sólidos urbanos.
  • Residuos animales.
  • Residuos de industrias agrícolas.

Hay que destacar que la evolución de tecnología permite cada vez más el aprovechamiento más eficiente de estos residuos. Nos referimos sobre todo a las nuevas calderas de lecho fluido, capaces de quemar combustibles con altos contenidos de humedad por ejemplo.

  • Biocombustibles: constituyen una alternativa a los combustibles tradicionales para los motores de combustión. Se  diferencian dos grandes líneas:
  • Bioetanol:va dirigido principalmente a la sustitución de la gasolina. Actualmente se obtiene de cultivos tradicionales como el cereal, maíz y remolacha, que presentan un alto rendimiento en alcohol etílico.
  • Biodiésel:principalmente dirigido a la sustitución del gasóleo. Actualmente los cultivos más empleados son el girasol y la colza, si bien recientemente se han incorporado nuevos residuos agrícolas y aceites usados.

Mención aparte merecen:

  • El biogás:se obtiene de la fermentación no aeróbica (en ausencia de O2). El biogás se obtiene por la acción de un determinado tipo de bacterias sobre los residuos biodegradables, utilizando procesos de fermentación anaerobia.
  • Biopetróleo:se basa en intentar reproducir la forma natural de formación del petróleo en la naturaleza: elementos vegetales, muy altas temperaturas y presiones, y actividad sísmica elevada durante miles de años. Combinando energía solar, fotosíntesis y campo electromagnético, el sistema aún experimental de tecnología española, promete producir a nivel industrial y a un precio sensiblemente inferior al del petróleo, grandes cantidades de biopetróleo. Además posee la ventaja de que absorbe CO2 en el proceso, y con respecto a los otros biocombustibles, la superficie necesaria para producirlo es mucho más baja. No obstante,  aún no está asegurada la viabilidad de la producción a nivel industrial, si bien proyecta grandes expectativas.

HIDRÁULICA: Históricamente ya se ha ido utilizando la energía del agua para aprovechamiento del hombre, y aún en Galicia se pueden ver algunos molinos en las márgenes de los ríos con tal fin. Fue ya más reciente el aprovechamiento de la energía potencial del agua para producir electricidad, y es lo que se llama energía hidroeléctrica. Es un recurso renovable y autóctono, si bien la infraestructura para aprovecharlo (central hidroeléctrica) no siempre queda exenta de problemas medioambientales, que lógicamente suelen ser proporcionales a la envergadura de la misma.

Existen dos grandes tipos de centrales hidroeléctricas:

  • Convencionales: aprovechan la energía potencial del agua retenida en una presa. Pueden ser por derivación o por acumulación de agua.
  • Bombeo: estas centrales disponen de dos embalses situados a diferentes alturas. En las horas del día que se registra una mayor demanda de energía eléctrica, la central opera como una hidroeléctrica convencional. Durante las horas del día en las que la demanda es más baja el agua almacenada en el embalse inferior puede ser bombeada al embalse superior para volver a realizar el ciclo productivo. Es evidente que el rendimiento global de esta operación no es el óptimo, si bien su uso se justifica porque se puede almacenar energía para uso en los picos de consumo del sistema eléctrico nacional.

También se clasifican en función de la potencia, considerándose minihidráulicas por debajo de 10 MW.

Otras formas de sacar energía del agua, pero que merecen una clasificación especial son:

  • Maremotriz: pretende aprovechar el potencial de las mareas, es decir, la variación de altura media de los mares en función de la posición relativa de la Tierra y la Luna. Sinembargo, la relación entre la cantidad de energía que se puede obtener con los medios actuales y el coste económico y ambiental de instalar los dispositivos necesarios han cortado la proliferación de este tipo de energía.
  • Las olas: mediante mecanismos que se sitúan en el mar, se consigue que las olas muevan unos émbolos y que éstos a su vez generen electricidad.
  • Undimotriz: se basa en el aprovechamiento de la diferencia de temperatura entre la superficie y las aguas profundas del océano, lo que se conoce como gradiente térmico oceánico.
  1. Matices a tener en cuenta.

Algo que nunca se debería olvidar a la hora de hablar de energías renovables es el realizar un estudio global del impacto que van a tener. Así pues, por poner varios ejemplos claros, podría ser discutible instalar un parque eólico en unas montañas de protección ambiental especial. Igualmente cuando se hace una presa influimos sobre el entorno de la zona, poner un panel solar en una zona en la que la mayor parte del día le dé la sombra, tardará muchísimo en general la energía necesaria para su propia construcción, si plantamos grandes extensiones de terreno para biocombustibles puede que se esté compitiendo con plantaciones para alimentación, usando plaguicidas en exceso…, etc., etc.

No obstante, que tengan defectos no quiere decir ni mucho menos que no tengan múltiples ventajas, y que debamos usarlas cada vez más, eso sí, con sentido común. Cabe resaltar que si bien ninguna energía renovable a día de hoy tiene supremacía sobre los demás tipos (renovables y no renovables), lo que realmente las hace eficaces es su uso combinado, pues dada su gran variedad se pueden establecer objetivos distintos para cada una en función de sus puntos fuertes.

Energía y medioambiente

  1. UN POCO DE HISTORIA. 

    Una gran revelación en la historia de la humanidad ha sido el descubrimiento de que la energía se encuentra almacenada de diversas formas en la naturaleza. La posibilidad de aprovechar estos “almacenes energéticos naturales”, aparentemente de libre disposición, ha motivado en gran medida el grado de desarrollo actual. Un hecho importante es que el hombre descubrió que estos almacenes de energía disponibles en la naturaleza (masas de agua, direcciones del viento, bosques…), eran susceptibles de ser transformados en la forma de energía precisa en cada momento (en un inicio luz y calor, y posteriormente fuerza y electricidad). Incluso ha adoptado nuevos sistemas de producción y almacenamiento de energía para ser utilizada en el lugar y momento deseado: energía química, hidráulica, nuclear…

Sin embargo, a la par de este descubrimiento de almacenes naturales, se ha producido unamodificación del entorno y un agotamiento de los recursos del medio ambiente, pues a medida que se ha evolucionado técnicamente, las fuentes de energía utilizadas han ido tornándose en menos renovables, aunque en un primer momento no se considerase este problema.  Así, el uso de la energía ha acarreado un efecto secundario de desertización, erosión y contaminación principalmente, que ha propiciado la actual problemática medioambiental. Igualmente el riesgo potencial de acrecentar el problema con los desechos y residuos de algunas de las formas de obtención de energía, dista aún mucho de solucionarse.

  1. ACLARANDO CONCEPTOS.

MEDIO AMBIENTE: conjunto de elementos físicos (energía solar, suelo, agua y aire) y biológicos (organismos vivos) que integran la delgada capa de la Tierra llamada biosfera, sustento y hogar de los seres vivos.

ECOLOGÍA: es una ciencia, una rama de la biología, la cual estudia la relación entre los organismos y su medio ambiente, físico y biológico. Al ser una ciencia, la ecología no determina lo que es bueno o malo para la humanidad, o para las especies vegetales y animales. La ecología constata hechos científicos para establecer unas correlaciones entre diferentes seres vivos en/y con su medio.

ECÓLOGOS: personas dedicadas al estudio, desarrollo y difusión de la ciencia ecológica.

ECOLOGISMO: podría definirse como la parte ético-política de la ecología, en términos de quejuzga lo que es bueno y malo para el hombre o el medioambiente. Los ecologistas son los activistas que se movilizan como fuerza política para luchas por la preservación o la administración racional de los recursos naturales. De ahí que existan muchas y diversas formas de practicar el ecologismo, unas más radicales que otras.

AMBIENTALISTAS: se  definen así en función del sistema complejo y cambiante que es el medioambiente: lo físico, lo biológico, social, cultural, económico, político del hombre y los demás organismos del planeta. Así, al diversificar sus ejes temáticos hacen más compleja su participación: ya no son científicos o activistas políticos. Tratan de tener una visión más global y rica que analiza y propone cambios a nivel político, económico, social, científico, técnico, etc., en vistas de la totalidad del medio ambiente, no sólo  de las especies o los individuos.

  1. IMPACTO EN EL MEDIO AMBIENTE: INDICADORES.

La energía es esencial para lograr nuestro desarrollo económico y social, pero a día de hoy  la obtenemos y utilizamos de tal manera que si continuamos de esta forma, no será sostenible a largo plazo. Si bien no podemos retroceder a la prehistoria, no menos cierto es que necesitamos desarrollarnos en armonía con el medio ambiente.

Para poder evaluar nuestros logros en el sector energético hacia un objetivo de sustentabilidad  es necesario contar con indicadores energéticos que nos permitan medir y seguir los cambios importantes. Existe gran variedad los mismos, en función de lo que se quiera medir: emisiones de GEI´s (Gases de Efecto Invernadero), vertidos de aguas contaminadas a ríos, océanos…, contaminación de suelos…. Lo más importante de ellos es que consigamos tener una medida de lo que influyen nuestras acciones sobre el entorno, y que esas cifras nos valgan para comparar distintos procesos, técnicas, tipos de energía…, y su evolución con el tiempo. Gracias a ellos podremos decidir de una manera objetiva sobre que energías son más o menos limpias, más eficientes, etc.

La huella ecológica: es un indicador ambiental de carácter integrador del impacto que ejerce una cierta comunidad humana, país, región o ciudad sobre su entorno, considerando tanto los recursos necesarios como los residuos generados para el mantenimiento del modelo de producción y consumo de la comunidad. Según sus propios autores (William Rees y Mathis Wackernagel) se define como: “El área de territorio ecológicamente productivo (cultivos, pastos, bosques o ecosistema acuático) necesaria para producir los recursos utilizados y para asimilar los residuos producidos por una población definida con un nivel de vida específico indefinidamente, donde sea que se encuentre esta área”.

  1. HACIA LA EFICIENCIA Y EL AHORRO ENERGÉTICO.

Está por tanto en la mano de todos hacer lo posible por ahorrar al máximo la energía, y en la medida de lo posible consumirla de la forma más eficiente posible. Las empresas cada vez son más conscientes de ello, parte por conciencia medioambiental, parte por reducir costes debido al aumento de los precios de las energías tradicionales. Por parte del consumidor también se puede presionar en mayor o menor medida para que sean más respetuosas con el entorno (a menudo una razón para que una empresa decida  implantar un sistema de gestión medioambiental, es que los clientes perciban diferenciación con respecto a sus competidores).

Por último hacer hincapié en que existen a nivel individual infinidad de opciones para ahorrar energía: utilización de lámparas de bajo consumo y no tener luces encendidas innecesariamente, no comprar productos envasados en exceso, uso eficiente del automóvil y si puede ser sustituirlo por el transporte público, etc.

Y sobre todo…, empezar a pensar y planificar con visión de largo plazo, y pensar que lo que hoy es caro, mañana puede ser la mejor opción.

La energía

La energía es una palabra común y conocida por todos, si bien a menudo nos resultaría difícil dar una definición exacta. Esto es debido a que el término en sí pertenece al mundo de la física, pero la gran dependencia actual de la misma por parte de la sociedad, hace que sea un término de uso cotidiano, aún a pesar de ser un ente intangible del que sólo podemos notar sus efectos.

Desde un punto de vista físico (y como recoge el diccionario de la RAE en su 2ª acepción), se define energía como: capacidad de un sistema físico para realizar un trabajo.

Ley de conservación de la energía (también 1º Principio de la Termodinámica): La energía ni se crea ni se destruye, sólo se transforma, y son estas transformaciones las que mueven nuestra sociedad actual.

2º Principio de la Termodinámica: Sin meternos en engorrosas definiciones físicas, diremos que la transferencia espontánea de calor siempre ocurre de los cuerpos calientes a los más fríos, y que es imposible convertir el 100% de esta transferencia de energía en trabajo útil. Es por ello que no existe una máquina que tenga un rendimiento del 100%, y en mayor o menor medida, siempre existirán pérdidas por rozamientos, refrigeración…, en forma de calor residual que no podemos aprovechar.

  1. CLASIFICACIÓN DE LOS TIPOS DE ENERGÍA EN SIETE GRUPOS. 2.1. Energía electromagnética:es aquella asociada a la radiación electromagnética, una forma de energía que no necesita la presencia de materia para su transporte, y que NO puede ser almacenada como tal, y existe únicamente como ondas viajando a la velocidad de la luz.

2.2. Energía química: existe almacenada mediante los enlaces de las moléculas. Cuando se transforma (principalmente a energía térmica) se rompen estos enlaces y se libera energía. Pertenecen a este grupo derivados del petróleo, gas, biomasa…

2.3. Energía nuclear: es otra forma de energía almacenada, y que se libera mediante la interacción de partículas con otras dentro del núcleo atómico.

2.4. Energía mecánica: es aquella que se puede transformar directamente en trabajo (fuerza por desplazamiento). A su vez se divide en Potencial, aquella que posee un cuerpo en función de su posición en un campo de fuerzas (por ejemplo la gravedad en la Tierra), y la Cinética, aquella que posee un cuerpo por estar en movimiento relativo de translación, rotación u oscilación con respecto a otro.

2.5. Energía interna: es un parámetro termodinámico del estado de una sustancia, y que contabiliza la energía cinética del movimiento de las moléculas, átomos y partículas subatómicas, y la energía potencial debida a su posición relativa.

2.6. Energía térmica: ligada a la vibración atómica y molecular. Es una energía básica en la que todos los demás tipos pueden transformarse. Sin embargo, la transformación de energía térmica en otros tipos está seriamente limitada por el 2ª principio de la termodinámica como se explicó anteriormente. Más en concreto, el límite teórico máximo está limitado por el rendimiento del Ciclo de Carnot.

2.7. Energía eléctrica: asociada al flujo o acumulación de electrones. Hay que mencionar que la energía eléctrica no existe como tal en forma de recursos naturales en la naturaleza. No obstante sus grandes ventajas son que pueden ser fácil y eficientemente convertidas a otras formas, y sobre todo, que puede ser transportada a largas distancias con pérdidas aceptablemente pequeñas.

  1. UNIDADES DE ENERGÍA.

La energía se manifiesta realizando un trabajo. Por eso sus unidades son las mismas que las deltrabajo.

En el SI (Sistema Internacional de Unidades) la unidad de energía es el julio (o joule). Se define como el trabajo realizado cuando una fuerza de 1 newton desplaza su punto de aplicación 1 metro.

En la vida corriente es frecuente usar la caloría. 1 Kcal = 4,186 · 103 julios. Las Calorías con las que se mide el poder energético de los alimentos son en realidad Kilocalorías (mil calorías).

Para la energía eléctrica se usa el kilovatio-hora. Es el trabajo que realiza una máquina cuya potencia es de 1 KW durante 1 hora. 1 KW-h = 36·105 J. Es muy frecuente la confusión entre KW (unidad de potencia) con KW-h.

Cuando se estudian los combustibles fósiles como fuente de energía se usan dos unidades:

  • tec(tonelada equivalente de carbón): es la energía liberada por la combustión de 1 tonelada de carbón (hulla) 1 tec = 29,3 · 109 J
  • tep(tonelada equivalente de petróleo): es la energía liberada por la combustión de 1 tonelada de crudo de petróleo. 1 tep = 41,84 · 109 J

No obstante, existen infinidad de unidades en la industria (m3 de petróleo, BTU, CV-h, termias…), la mayoría de las veces por razones tradicionales. Ello conlleva un gran problema a la hora de comparar balances energéticos entre los distintos tipos de energía, procesos industriales, motores…, por eso es recomendable prestar siempre atención especial al tipo de unidades que manejamos.

  1. FUENTES DE ENERGÍA Y RECURSOS ENERGÉTICOS:

Entendemos por fuente de energía aquella capaz de suministrar energía, y por recurso de un tipo de energía a aquella cantidad disponible. La cuestión principal es poseer energía utilizable y lo más fácil de obtener posible. La radiación solar que recibe la Tierra supone de 15 a 20 veces la energía total contenida en todas las reservas de combustibles fósiles del mundo. Un aprovechamiento del 0,005% de la radiación anual bastaría para proporcionar toda la energía que consume el hombre. El gran reto es ser capaz de aprovecharla, y sobre todo de almacenarla.

Se dividen las fuentes de energía en Renovables (solar, hidráulica, eólica, biomasa, de las olas, de las mareas y geotérmica), que son aquellas aparentemente inagotables, y en No Renovables(carbón, petróleo, gas natural y combustibles nucleares fisibles), aquellas que su consumo es muchísimo mayor que el tiempo necesario para su formación.

Igualmente se puede hablar de energía concentrada (petróleo, carbón…) y de energía difusa(solar, eólica…). En general, cuanto más concentrado está un recurso energético, menos renovable es.

Actividades y Servicios

GENERALES
Información y asistencia técnica a todos los sectores sociales.

A LA CIUDADANIA
Apoyo en la elaboración de estudios de viabilidad para implantación de fuentes de energía renovable y ahorro energético.
Realización de campañas de sensibilización a favor del ahorro, eficiencia energética y fomento de energías renovables.
Promoción del consumo de bienes con etiquetado energético.

A LA INDUSTRIA Y LAS PYMES
Promover actividades de certificación y diagnóstico energético.

A LAS ADMINISTRACIONES PÚBLICAS
Realización de auditorias energéticas.
Reforzar la investigación tecnológica sobre la energía.

OTROS
Puesta en funcionamiento de un centro de documentación con fondos bibliográficos, documentales y audiovisuales.
Realización de estudios de planificación y programación para establecer un plan de actuación energética.

El ÁMBITO TERRITORIAL de actuación de la Agencia es el área intermunicipal de Vigo

Presentación faimevi

Con el apoyo de la UE y fruto del consenso de varias entidades públicas y privadas comprometidas con el desarrollo sostenible, con el ahorro y la eficiencia energética y con las energías renovables, nace la FUNDACIÓN AXENCIA INTERMUNICIPAL DA ENERXÍA DE VIGO (FAIMEVI)en mayo de 2004, bajo el Protectorado de la Consellería de Innovación, Industria y Comercio de la Xunta de Galicia.
En línea con la política energética marcada por la UE y de los compromisos internacionales adquiridos por España a través de la firma del Protocolo de Kioto, se trata de contribuir a reducir la emisiones de CO2 y de otros gases contaminantes, de modo que se consiga ralentizar el calentamiento global del planeta. Todo ello bajo una conciencia de máxima preocupación por preservar el entorno natural y mejorar la calidad de vida de la ciudadanía.

Para su consecución, se hace imprescindible fomentar las políticas de ahorro, eficiencia energética y promoción de las energías renovables a nivel local. La agencia asume la coordinación de un Proyecto Europeo junto con otra Agencia Energética Local de la región de Mar Negro en Bulgaria BSRAEM (Black Sea Regional Agency Energy Management).